LA LUCHA POR LA VIDA

A través de un líquido denso y viscoso, me muevo veloz.

Desde el primer momento sé que no viajo solo en este universo pegajoso y lúbrico,

repleto de soles y agujeros negros.

Formo parte de un ejército alocado con millones de peones,

sin general ni estandarte.

Mi cabeza me dicta la única orden que debo cumplir

si no quiero morir en el intento.

Es una orden estricta y cruel:

solo uno entrará en el reino de Juno,

hermana y esposa del temido Júpiter Tonante,

diosa de la maternidad.

El resto vagará por fluidos extrañamente fríos hasta perderse en alguna nebulosa.

Apenas le saco media cabeza a mi competidor más cercano.

Del resto no sé nada,

algunos estarán siguiendo mi estela,

otros se habrán perdido,

y es probable que ya haya bajas en esta carrera

sin reglas ni piedad.

Y de repente me encuentro con Juno,

que me recibe con los brazos abiertos.

Me obsequia con las mieles que tiene reservadas para el primer

navegante que llegue a sus playas de arenas resplandecientes.

Sus arqueros atravesarán los corazones del resto del ejército,

ya en descomposición.

Es entonces cuando el calor de nuestras fuerzas origina la fusión que va a provocar el cataclismo que precede al nacimiento de una nueva estrella.

Fue un viaje electrizante, agotador, pero mereció la pena porque en la nueva tierra deposité el pendón de la victoria para todo mi linaje.

La historia de un ser entre millones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: