Así soy yo

No se fíen de mi apariencia rechoncha y apacible, es solo una careta. A pesar de lo que algunos puedan pensar, tengo una altura, una cintura, un peso y una elasticidad que se acercan a lo que los entendidos del gremio llaman el canon de la perfección atlética. Por dentro, mis pulmones se comprimen hasta la extenuación con cada golpe que recibo, pero no deben preocuparse porque un instante después se ensanchan en el vuelo que emprendo por un universo encendido de pasiones. Todos mis movimientos, rectilíneos, elípticos, parabólicos, en rotación o armónicos, son siempre vigilados por ojos humanos y electrónicos, sobre todo cuando bailo mis acrobacias en torno a la longitud de la línea blanca que separa el bien del mal. Mi piel es tan sensible que soy capaz de transmitir la rabia y el genio de quien me toca. A menudo me lo agradecen con besos o me patean con sus frustraciones de perdedores, pero siempre termino en los brazos amantísimos de la trinidad arbitral. Soy la criatura más perfecta creada por la geometría humana, un volumen celestial en el que todos los puntos equidistan de un centro, un astro con una órbita imprevisible que puede desestabilizar la civilización más consolidada, una bola de fuego y furia. Soy la esfera que mueve el mundo.

 

El Mundial de Fútbol se celebra en Rusia en el verano de 2018

Reseña sobre EL VIAJE DE ABRAXAS

De un tirón sí puede y tal vez se deba leer EL VIAJE DE ABRAXAS, del lacianiego (la Asturias irredenta, ay, donde moré en los 80) Armando Murias. Un hombre que fue de todo en todos los oficios, que hizo todo y acabó por doctorarse en Filología y abrazar la enseñanza y la literatura y una muy sugerente obra filológica. Abraxas, el dios que mezcla las dos caras de todas las vidas. ¿Quieren ustedes crímenes, leyendas, el Camino de Santiago, una puta y un acompañante viajeros desbocados, una novela negra (si se desea) con una prosa vivísima y desacomplejada, llena de vigor y diálogos de quien sabe escuchar bien? Escojo una gradación que me llenó de gusto: “Nos metimos en la piscina con el sigilo de unos cocodrilos, relucientes los ojos, brillantes los dientes, agradecido el cuerpo entero”.

Francisco García Pérez. La Nueva España, 6 de junio de 2018

Reseña de EL VIAJE DE ABRAXAS en El Cuaderno

EL MARCAPÁGINAS

De fugas y tránsitos

El viaje como tema recurrente en tres sugerentes novelas recién llegadas a las librerías.

Han caído en mis manos en los últimos días tres novelas que, cada una a su modo, abordan un tema tan recurrente como el del viaje desde perspectivas diferentes, pero complementarias, hasta el punto de que la suma de las tres casi agota la polisemia de un motivo que, al menos desde la Odisea en adelante, no ha dejado de constituir una de las coartadas más queridas por la narrativa universal. Se dice que la propia literatura es un viaje, y con razón. En sus dos vertientes, porque viaja quien escribe a través de los caminos desconocidos que se orientan a la consumación de una idea atisbada en lontananza, pero también viaja quien lee a través de los senderos marcados por ese primer explorador que desbrozó la vegetación y marcó un itinerario para que otros lo siguieran. «Uno cree que va a hacer un viaje, pero en realidad es el viaje el que lo hace a él, escribió Nicolas Bouvier para verbalizar ese constatación de que cualquier desplazamiento —también los literarios— lo es en un sentido externo, pero también interno.

Lo saben bien los protagonistas de Kuebiko (Pre-Textos), la novela con la que Miguel Ángel Carmona (Monesterio, 1979) obtuvo el último Ciudad de Valencia. Es éste un libro tan rotundo como desasosegante, escrito con un estilo poderoso y envolvente que esgrime un planteamiento distópico —las consecuencias de una guerra civil que habría tenido lugar en España a mediados de este mismo siglo— para narrar la odisea personal y colectiva de unos derrotados errantes que tratan de hallar acomodo lejos de su tierra de origen. Con un raro y conseguido equilibrio entre la ternura y la truculencia, se abordan en el libro las contradicciones entre la huida exterior y el reconocimiento interior, esto es, cómo el despojamiento puede desembocar en un repliegue en torno a aquello que verdaderamente nos identifica o permite, en cierto modo, que nos reconciliemos con nuestra humanidad. Algo de eso hay también en El viaje de Abraxas (Ediciones Oblicuas), la nouvelle que supone el regreso a la narrativa de Armando Murias (Caboalles, 1955) tras cinco años de silencio y en cuyas páginas se relata la fuga de dos personajes de exiguo pasado y porvenir casi inexistente por las carreteras que siguen la ruta hacia Santiago, desde las puertas de un burdel en las afueras de Burgos hasta la mismísima Puerta Santa compostelana. Retomando la vieja simbología de los autos sacramentales y condimentándola con las exigencias del género —una suerte de thriller conducido por terrenos muy personales—, Murias compone una ágil road novel que no desprecia, pese a su contemporaneidad, los ingredientes legendarios. También aquí las fuerzas externas propician la introspección y una escapada irremediable termina implicando un regreso a aquello que se perdió y acaso no se pueda recuperar nunca del todo. Es la combinación de intuición y necesidad, sin embargo, la que mueve a los protagonistas de Las estrellas(Sloper), una novela en la que Carlos Maleno (Almería, 1977) desgrana con una prosa que oscila entre el lirismo y la esquematización los avatares de unos personajes que parecen abocados a un perpetuo exilio de sí mismo: corresponsales de guerra absorbidos por el honor que retienen sus pupilas, niñas encerradas en el infierno laberíntico de la prostitución, extraños matones a sueldo que a partir de cierto instante optan por tomarse la justicia por su mano. Es éste un libro extraño y, a la vez, hipnótico, que juega con la fragmentariedad y con las incertidumbres para sumir al lector en un estado de inseguridad muy similar a aquél que padecen sus protagonistas. Una nueva vuelta de tuerca al tema del mal (tan presente siempre y tan inextricable) que se trata aquí desde una lucidez casi fantasmagórica.

Presentación del libro EL VIAJE DE ABRAXAS

25 de abril (miércoles) en librería Cervantes (Oviedo) a las 19 horas.

Lo presenta Miguel Barrero.

3 de mayo (jueves) en Ateneo Jovellanos (Gijón) a las 19,15 horas.

Lo presenta Ramón Avello.

9 de mayo (miércoles) en la feria del Libro de Oviedo (LibrOviedo) a las 20,30 horas.

Lo presenta Alberto Polledo.

Precios:

Libro 14 €

E-book  6,64 € en https://www.kobo.com/es/es/ebook/el-viaje-de-abraxas

Una novela negra ambientada en el Camino de Santiago

 

Natura y literatura

En la primavera de abril brotan las hojas (que son natura), también las de los libros (que son literatura).

Unas nos dan oxígeno para vivir de mil formas diferentes, otras nos identifican como humanos con infinitas máscaras.

El monte que no quiso crecer

El síndrome de Peter Pan no sólo afecta a los humanos.

Es sabido desde la antigüedad que existe una fuerte relación entre la naturaleza y los seres vivos, fuera de la dependencia, dominación o explotación por una de las dos partes.

El pico Mocoso (con 1.989 m) podría haber crecido más porque su cima roma no se parece en nada a las líneas angulosas de sus cumbres vecinas (Penouta o Peña Blanca), que estiraron sus lados hasta la extenuación para formar el ángulo recto.

La forma piramidal del Penouta

Será por eso que los vecinos le pusieron despectivamente el nombre con el que lo conocemos hoy.

La causa de que el pico Mocoso roce los dosmil, sin superar ese límite vertiginoso, puede residir en la negación a crecer para quedarse con la misma estatura de la mayoría de sus vecinos en las tierras somedanas. Esa inocente rebeldía le quita el narcisismo que caracteriza a los que estiraron su verticalidad para arañar un pedazo del cielo. Y ese síndrome (el de Peter Pan geológico) lo pagará caro durante toda la eternidad. Esa solidaridad por ser como los demás de su entorno no gustó a los que registran sus posesiones, que lo humanizaron con el término más insultante que reservan para estos casos.

Todo lo contrario a lo que hicieron los galeses con su montaña Flynnon Garw en la película El inglés que subió una colina pero bajó una montaña, en la que los vecinos, orgullosos de su monte, hacen todo lo posible para que la cumbre siga siendo la montaña más alta de Gales, a pesar de que los dos cartógrafos ingleses certifiquen que es una simple colina porque le faltan 20 pies.

El ascenso al pico Mocoso lo realizamos el 7 de marzo con raquetas porque había nevado con abundancia la noche anterior.

Foto de cumbre con el mastín que nos hizo de guía

Además, la ventisca borraba las huellas en minutos.

Menos mal que contamos con la guía desinteresada y eficaz de un mastín, el único ser vivo que encontramos en La Peral, una braña que los vaqueiros de alzada abandonan con las nieves para bajar a vivir con los xaldos en los pueblos de invierno.

La Peral

Quien transite por estos lugares, remotos e idílicos, a veces podrá escuchar a lo lejos las vaqueiradas que ondulan por los valles y se esparcen por los montes con la fragancia de la hierba recién segada.

En el otoño:

Isti pandeiro qui tocu
ya de pecheyo de ovecha,
ayer berraba no monte,
güei sona que retumbecha

O cuando empieza el invierno:

Los vaqueiros vansi, vansi,
las vaqueiras choran, choran.
—¡Adiós, vaqueirín del alma!,
¿con quién vou dormir agora?

 

En la cumbre del pico Mocoso con el mastín de La Peral

Año de nieves

Nevóu muitísimu anueite, pero acaba de clariar un poucu’l cielu polos altos. Chega’l primer resplandor del sol, entovía muertu. Yá soi a vere los bultos de la cabanas de la braña na parte baxa del val.le.

Sangre na braña, Roberto González-Quevedo

La nieve no deja indiferente a nadie, y menos a los que nacimos entre ella. La memoria nos la presenta, copo a copo, en montes y caminos, tapando las puertas e iluminando el valle.

Y es que este mes de febrero está cumpliendo las expectativas que se tienen de él: es el invierno en grado superlativo, aunque no siempre llueve a gusto de todos, como dice el refranero:

Agua y nieve excesiva, no dejan criatura viva.

Año de nieves, año de bienes.

Añu de nevadas, añu de fornadas.

La imaginación en los Picos de Europa, donde se conservan neveros durante todo el año,  formó este dicho:

En Los Picos del Cornión, 
ondi’l diablu se colgó, 
ondi Dios puso la nieve, 
la que nunca se quitó, 
y nun añu que faltó 
to la xente morrió.

~

Miguel de Unamuno compuso uno de los poemas más hermosos sobre la nieve:

La  nevada  es silenciosa,

cosa  lenta;

poco  a  poco  y  con  blancura 

reposa  sobre  la  tierra

y  cobija  a  la  llanura.

Posa  la  nieve  callada,

blanca  y  leve

la  nevada  no  hace  ruido;

cae  como  cae  el  olvido,

copo  a  copo.

Abriga  blanda  a  los  campos

cuando  el  hielo  los  hostiga,

con  sus  campos  de  blancura;

cubre  a  todo  con  su  capa,

pura,  silenciosa,

no se  le  escapa  en  el  suelo

cosa  alguna.

Donde  cae  alli  se  queda,

leda  y  leve,

pues  la  nieve  no  resbala

como  resbala  la  lluvia,

sino  queda  y  cala.

Flores  del  cielo  los  copos,

blancos  lirios  de  las  nubes,

que  en  el  suelo  se  ajan,

bajan  floridos,

pero  quedan  pronto

derretidos;

florecen  sólo  en  la  cumbre,

sobre  las  montañas,

pesadumbre  de  la  tierra,

y  en  sus  entrañas perecen.

Nieve,  blanda  nieve,

la  que  cae  tan  leve,

sobre  la  cabeza,

sobre  el  corazón,

ven  y  abriga  mi  tristeza

la  que  descansa  en  razón.

 

Nieve en el Gamoniteiro
puerto de Pajares

Blog de WordPress.com.

Subir ↑