Vivir peligrosamente

Hay poblaciones humanas que se asentaron en lugares con evidentes signos de peligrosidad por parte de una naturaleza abrupta. Pensemos en toda la costa californiana, que se extiende sobre la temible falla de San Andrés, o en el caso de la ciudad siciliana de Catania, destruida siete veces por las erupciones del volcán más activo de Europa, el Etna, que se eleva a su lado.

En los tranquilos bosques asturianos, lejos de fallas tectónicas y de cráteres agresivos, se ubica la tevergana Villa de Sub, que debe entenderse como “villa de arriba” (del latín SURSUM) porque está colgada muchos metros por encima del río Páramo que da nombre al poblado ribereño. Villa de Sub, Páramo y Focella son los tres asentamientos humanos que forman un valle cerrado y aislado del resto del mundo, entre Teverga y Babia. Por la parte superior, el puerto de Ventana salva la gigantesca cordillera Cantábrica, excepto en los periodos invernales en los que la nieve y los temporales dejan inviable el acceso. Por la parte contraria, casi mil metros más abajo, solamente el río es el que puede horadar la Foz de la Estrechura en la búsqueda de una salida hacia el norte, aunque en el siglo XX una sinuosa carretera acompaña al río Páramo por el fondo del murallón.

En primer término, Villa de Sub. Abajo, Páramo. Al fondo, el pico de la Ferreirúa

Con el fin de fijar población en este valle tan aislado, en 1077 el rey leonés Bermudo III les concede a sus habitantes el Privilegio de Hidalguía por el que los campesinos nacían hidalgos y solo pagaban diezmos a Dios. Unos siglos más tarde, en 1827, otro tipo de Estado anuló esos privilegios y el valle fue anexionado por la cercana Teverga.

La paradoja de Villa de Sub es que, a pesar de estar situada en lo más alto del valle, vive debajo de un parte de la imponente mole de Peña Sobia, que en esta parte (El Barriscal) se resquebraja en rocas que ruedan en torno al pueblo.

Una roca desprendida en el centro del pueblo

Así pues, en el apellido de la población se puede encontrar un significado contradictorio. Aunque literalmente Sub procede del latín SURSUM “arriba”, la realidad es que se ubica debajo de una mole de roca caliza cuarteada que obliga a sus vecinos a vivir peligrosamente.

Peña Sobia sobre la Villa de Sub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: